Se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios

El sábado 1 de junio de 2013 ha entrado en vigor el certificado energético, normativa que obliga a la certificación energética de edificios existentes y que será exigible para los contratos de compraventa o arrendamiento celebrados a partir de la fecha, por lo que todos los propietarios que quieran vender o alquilar su vivienda o local comercial, incluidas oficinas, deberán contar con dicho certificado para su venta o arrendamiento.

¿Cuándo entra en vigor la obligación del certificado energético?

Ya ha sido aprobado y es por tanto obligatorio desde el 1 de junio de 2013.

¿Dónde se aplicará dicho certificado?

Dicha normativa es aplicable para todo el estado e implicará registrar cada certificación energética en cada Comunidad Autónoma.

¿Qué obligaciones trae esta normativa?

La obligatoriedad de disponer de un certificado energético para los contratos de compraventa o de alquiler de viviendas o locales comerciales, incluidas oficinas, con duración superior a los 4 meses.

¿Sobre qué inmuebles se aplica el certificado de eficiencia energética?

Se aplicará a:

  1. Edificios de nueva construcción.
  2. Edificios o parte de edificios, viviendas, locales comerciales, incluidas oficinas, que se vendan o alquilen a partir de la fecha de entrada en vigor del Real Decreto, 1 de junio de 2013.

¿Qué ocurre con los contratos de arrendamiento ya firmados antes del 1 de junio de 2013?

No existe la obligatoriedad de dicha certificación si el contrato está vigente a partir de la fecha, 1 de junio de 2013, si se produce un nuevo contrato de arrendamiento se tendrá que adjuntar fotocopia de dicho certificado de eficiencia energética al contrato de arrendamiento.

¿Qué inmuebles están excluidos?

En general:

  1. Edificios y monumentos protegidos.
  2. Edificios o partes de edificios utilizados exclusivamente para actividades religiosas.
  3. Edificios industriales, pabellones, naves.
  4. Locales y viviendas cuyo uso sea inferior a 4 meses.

¿Qué validez tiene el certificado?

Los certificados se expiden con una validez de 10 años.

¿En qué consiste dicho certificado energético?

Es un documento en el que en base a un estudio previo, individual y particular se plasman como mínimo:

  1. Datos técnicos y administrativos de la edificación.
  2. Relación de normativas energéticas.
  3. La calificación energética obtenida de la edificación (etiqueta energética).
  4. Lista de actualizaciones aconsejadas para incrementar la calificación, con recomendación de incluir su plazo de amortización, en caso de acometerse
  5. Listado de pruebas realizadas.
  6. Los consumos energéticos anuales y su equivalente en emisiones CO2.
  7. Además describe el consumo de energía de un código de color según la escala que va de la categoría “A” (la más eficiente) a la “G”.

¿Quién debe encargar el certificado energético?

La obligatoriedad de contratar la certificación energética recae sobre el propietario o arrendador, y además abonar el coste de este certificado obligatorio para poder vender o alquilar su vivienda.

¿Qué obligaciones tiene el propietario con el comprador o arrendatario?

En caso de venta del inmueble el vendedor deberá entregar al comprador un certificado original a la firma de escritura en la notaría y que se adjuntará a la escritura pública, dando el notario fe de ello. En el caso de arrendamiento bastará entregar al arrendatario una fotocopia del certificado energético al firmar el contrato de arrendamiento.

¿Puedo publicitar la venta o arrendamiento sin el certificado energético?

No, ya que constituye una infracción en materia de defensa de los consumidores y usuarios y puede constituir una sanción por parte de consumo. Y además, en toda publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del inmueble se incluirá la etiqueta del certificado de eficiencia energética. De ahí que las agencias inmobiliarias hayan llamado a sus clientes con el fin de informarles y facilitarles el servicio.

¿Qué ocurre si no certifico el inmueble?

Si estando obligado a exhibir la certificación energética con motivo de la publicidad, compraventa o alquiler, el propietario no lo hiciera, puede enfrentarse a:

Ser sancionado administrativamente por el órgano competente de su comunidad autónoma por infracción a los Derechos de los Consumidores. Podemos convenir que la facilidad de la inspección, dado que el bien se ofrece públicamente, junto a las necesidades del Erario Público, resulta disuasoria para el potencial incumplidor.

Que, a instancia del comprador o arrendatario, el contrato de compraventa o arrendamiento sea objetado parcialmente por no haberse cumplido el deber de información al consumidor; ello podría acarrear consecuencias económicas muy desfavorables al vendedor o arrendador.

¿Quién emite el certificado?

En general, técnicos cualificados (Arquitectos, ingenieros….).

 

Fuente: Javier Francia.

 

 

Deje una respuesta